07 noviembre 2016

Colleen Collins - Sin palabras

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This


A veces no hacen falta las palabras...

Robin Lee era una mujer de pocas palabras que prefería que sus actos hablaran por ella. Por eso cuando apareció Johnny Dayton, su amor de la infancia, decidió demostrarle cuánto se alegraba de verlo. Pero estaba claro que él le ocultaba algo, y ella deseaba averiguarlo con todas sus fuerzas, pero debía hacerlo antes de que no hubiera marcha atrás.

Lo último que Johnny esperaba al entrar en aquella cafetería era recibir un beso tan apasionado. No estaba dispuesto a volver a perder a Robin, pero antes debía explicarle que ya no era el hombre que ella había conocido.






0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada