05 noviembre 2016

Rachel Van Dyken - Rip

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This


Las cosas bonitas no están hechas para ser rotas.
Pero yo la rompí, y ahora los dos tenemos que pagar el precio.
Soy su pesadilla.
Soy su salvador.
Y ahora que tengo su firma en un contrato blindado, soy dueño de su cuerpo y alma.
No me recuerda.
Lo hará.
Es inevitable.
Porque por mucho que sé que necesito mantenerme alejado, por temor a desbloquear los recuerdos que su padre ayudó a enterrar - no puedo.
Es la manzana en el jardín, colgando en frente de mí, su núcleo tan tentador y dulce. Una voz susurró: Sólo. Una. Mordida.
Un mordisquito.
Una probadita.
Y caí.

Bienvenidos al mundo de la mafia rusa, donde la muerte, es tu único futuro.


Gracias a SB




0 comentarios:

Publicar un comentario

Únete a nuestro grupo en Face