29 noviembre 2016

Sophie Saint Rose - Firma aquí

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This


Paula necesitaba sacar a su deprimido primo de la cárcel y para ello debía conseguir cien mil dólares. Estaba claro que trabajando en un supermercado no los iba a conseguir, así que la mejor manera de obtener el dinero era robándoselo a la misma persona que había metido a su inocente primo en la cárcel. Era lo más justo. Pero con Dan Hackford no se jugaba.





0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada