06 febrero 2017

Barbara Cartland - Fuego en la nieve

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This


Lentamente, sin apenas darse cuenta, Alida empezó a girar al compás del vals en el corredor iluminado por la luna. Y pronto advirtió que no bailaba sola. Aquello era lo que había estado esperando toda la noche ¡al fin sabía lo que era estar en brazos del príncipe Vladimir Vorontski, en brazos del hombre que amaba...! Pero, ¿qué estaba pensando? ¡El príncipe Vladimir pertenecía a otra mujer!




0 comentarios:

Publicar un comentario