28 marzo 2017

Alberto Noguera - Brasil

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This



El Brasil de 2015, aún bajo el mandato de Dilma, agotaba la última etapa de su burbuja económica en un ambiente optimista y festivo. En la zona de Salvador de Bahia, los precios altos, los bailes y cánticos, el turismo europeo y el desarrollismo inmobiliario contrastaban con la miseria de las pequeñas poblaciones de la periferia. En Feira de Santana, mucho más hacia el interior, las mafias y la violencia actuaban al margen de la ley. El autor retrata el llamado "país de contrastes" desde una perspectiva desprejuiciada y sin la moralina progresista que usan los medios de comunicación europeos.

0 comentarios:

Publicar un comentario