04 abril 2017

Enrique Pinti - Que no se vaya nadie sin devolver la guita

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This




A través de cada nuevo libro de Enrique Pinti podemos anticipar parte de
lo que va a ocurrir en la República Argentina. Y no se trata de que este
máximo monologuista tenga poderes de adivinación ni de que posea
información secreta, sino que su análisis de la realidad pasa por un
sentido que pocos poseen: el sentido común. El sentido común que no se
deja obnubilar por el deseo o la fantasía.
Sobre este punto, Pinti nos aclara que nunca permitió que sus opiniones
fuera arrastradas por las ideologías en boga que vaticinaban la
revolución a la vuelta de la esquina. Desde hace tiempo sabe que nuestro
pueblo es mucho más complejo de lo que la mayoría supone. Él se ve a sí
mismo yt a todos nostros tal cual somos, y disecciona con mano firme a
los políticos que siguen con su empecinado autismo frente a este
derrumbe, a este horroroso presente cartonero, a este naufragio de toda
la sociedad.
Si observamos los cacerolazos, los escraches y los piqueteros cortando
rutas, pensaríamos que figuras como Rodríguez Saa, Menem o De la Sota no
podrían ser electos ni en un pueblito perdido de la selva misionera. Sin
embargo, a pesar de todo lo que vemos, continúan encabezando las
encuestas y es probable que uno de ellos sea el próximo presidente de
los argentinos.
Vivimos épocas de gran confusión donde casi nadie puede prever cómo será
el día de mañana, y Enrique Pinti no es una excepción. Siento lo mismo
que cualquiera de nosotros, pero intenta que pensemos juntos un futuro
mejor para la gente. Pese a todo, en este libro logra destrañar algunos
misterios nacionales, y lo hace con un lenguaje directo, con todo el
poder de su ironía, son su legítima bronca deslenguada.
Y con su compromiso de siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario