09 junio 2017

Rose M. Becker - Entrégame. Volumen 3

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This


Nadie le cree, ni siquiera él… Pero sólo ella puede salvarlo.

***

Hope Robinson es florista en una boutique de San Francisco. Rodeada por una jefa rocanrolera, por una madre protectora y por una mejor amiga con un corazón de oro, ella lleva una vida que no cambiaría por nada en este mundo.
Hasta el día en el que Hope tiene visiones. Atormentada por una pesadilla que la persigue todas las noches, ella ve un hombre siendo asesinado frente a sus ojos, sin que pueda ayudarlo o prevenirlo. Creyendo que es por culpa del cansancio, Hope no le presta atención.
Hasta que se cruza con ese hombre en la calle.
Existe.
Es muy real.
Se llama David Wagner y es un rico y brillante cirujano de 30 años que la atrae como la luz a una mariposa.
Pero está en peligro de muerte.
Lo mismo que ella.
Sólo le queda una solución: creer en su poder de médium, que crece cada día, y en el gran amor que la une a David.
Ya que es su única oportunidad de salvarse. 

***

– No puedo imaginar mi vida sin ti, Hope.
Reafirma su declaración con otro beso, fugaz, en la comisura de mi boca. Estoy segura que voluntariamente evitó mis labios para jugar con mis nervios…. Tengo el corazón golpeando fuerte, muy fuerte.
– Todas las noches, cuando regreso a mi apartamento desierto, sé que algo me falta. Ese silencio, esa soledad casi dolorosa, como un peso, ahí, en el hueco del pecho…
Lo escucho con atención, soy toda oídos. Se adueña entonces de una de mis manos para besarla, primero las yemas de los dedos, después el hueco de mi palma y mi muñeca. Cuando sumerge sus ojos de iceberg en los míos, un vértigo se apodera de mí.
– Eres tú, quien me hace falta.
– David…
– Sé que precipito las cosas. Nos conocemos desde hace seis semanas y nunca antes había actuado por impulso… pero no puedo vivir sin ti, sin tu risa, sin tu presencia, sin tu manera de habitar el espacio y de habitar mi vida.
Ni siquiera puedo pasar saliva. Él inhala una gran bocanada de aire, quizás para darse valor. Desde siempre, David calcula todos los riesgos antes de tomar una decisión… pero de pronto, se encuentra a la orilla del vacío, sin red. Y salta. Por mí. Por nosotros.
– Me gustaría que vengas a vivir conmigo.
– Tu…
Oh my goddness! Porque Dios debe ser forzosamente una mujer para haber creado a David Wagner.
– ¿Quieres que me instale en tu casa?
– Si.
Solo tengo una respuesta cuando me aferro a su camisa:
– ¿CUANDO?

***

¡Con Entrégame, Rose M. Becker nos propone una nueva serie aún más «adictiva»!
Entrégame, volumen 3 de 3





0 comentarios:

Publicar un comentario

Únete a nuestro grupo en Face