06 julio 2017

Susan Hatler - Serie Besos junto a la Bahía 01 - Cada pequeño beso

Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share This



Cuando Wendy Watts dejó la bahía de la Luna Azul juró que nunca más volvería a la pequeña ciudad costera donde sus padres la habían abandonado junto a su hermano. Ahora era una agente inmobiliaria de gran éxito y una adicta al trabajo, algo que la mantuvo alejada de complicadas emociones hasta que su abuela murió, dejando a Wendy la posada en la bahía de la Luna Azul y ordenando que la vendiera, siendo la misma Wendy “en persona” la que la pusiera en el mercado. 
 Tan pronto como llegó a la bahía de la Luna Azul, los malos recuerdos, el mal estado de la posada y las súplicas de su hermano para salvar la misma le abrumaron. 
Es entonces cuando conoce a un tranquilo y sexy extraño en la playa… y Wendy hace algo que nunca hace: se sincera y le confía sus problemas. Dado que Max Huntington sólo va a pasar una noche en la ciudad, Wendy lo besa de forma espontánea con la esperanza de distraerse de sus problemas sólo por una noche. Pero cuando Wendy comienza el laborioso proceso de reforma de la posada con el fin de venderla, Max le dice que se queda más tiempo. 
Él está encantado con la posada con encanto y más aún con los besos que comparten en la playa. Quiere ayudarla con las reparaciones y ella de mala gana acepta su oferta. 
 A pesar de que Wendy está decidida a permanecer al margen del atractivo de su posada, la bahía de la Luna Azul y sobretodo Max, cada reparación, cada paseo en la playa y cada momento que pasa con Max, le dibuja y le recuerda la leyenda local que había creído cuando era niña: que ser besado por la bahía bajo una luna azul conduciría al amor que dura para siempre.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Únete a nuestro grupo en Face